De esta manera, la AFA ya reacciona ante los dos casos donde se aplicaron la Ley 27.211 de diciembre de 2015 sobre los derechos formativos entre clubes argentinos: Facundo Sánchez y Nicolás Domingo. En Viamonte ya estudian la elaboración de un reglamento interno y un departamento específico que evite la intervención de la justicia ordinaria a futuro.

Estamos en pleno proceso de elaboración de un reglamento que reemplace a uno antiguo y permita contemplar estos derechos de formación en los contratos y la constitución de un departamento de formación que atienda los litigios entre los clubes”, le confiaron a DOBLE AMARILLA una fuente importante desde Viamonte.

“La ley es muy amplia y tiene algunos puntos endebles que no comprenden la especificidad del fútbol y los efectos que puede tener en un mercado tan dinámico que no es lo mismo dentro del área metropolitana como en el interior del país”, añadieron desde las oficinas de la AFA.

La Ley de Derechos de Formación Deportiva, sancionada en diciembre 2015 establece que cuando se realiza una venta entre clubes argentinos, cuando se firma el primer contrato profesional del jugador o cuando se produce la renovación de ese contrato profesional, el club de origen debe recibir 0,5% por cada año que lo haya formado entre los 9 y los 18 años.

Esta ley impulsada por la diputada santafesina Claudia Giaccone, con la colaboración de Asociación Latinoamericana de Derecho del Deporte  (ALADDE) y el Movimiento Social del Deporte, tuvo esta semana sus primeros dos fallos en primera instancia: Facundo Sánchez a favor del club Bochófilo Bochazo de San Vicente en contra de Estudiantes de La Plata y Nicolás Domingo a favor del club Unión de Totoras contra River.

Según pudo corroborar DOBLE AMARILLA hay 16 litigios más en curso y todos los que podrían sumarse a raíz de estos falla los favorables en primera instancia.

“Habrá que esperar que sucede con las apelaciones para entender la jurisprudencia que estos genera”, advirtieron desde el departamento legal de uno de los dos clubes más importantes de la Argentina.

Luciano Lollo de parte del club cordobés Biblioteca Sarmiento de Alejo Ledesma por su pase de Racing y Marcelo Larrondo por la institución mendocina Fernandez Álvarez de Tuunyán por la transferencia de Rosario Central son los dos casos en carpeta que tiene River a la espera de fallo en primera instancia.

En Boca, el departamento legal está atento a lo que pueda suceder con las demandas del club santafesino Atlético Paz por el pase de Santiago Vergini desde Newell’s y la institución correntina Lipton Fútbol Club cuando llegó Leonardo Jara desde Estudiantes de La Plata.

El tema es que esta reivindicación para los más humildes puede llegar a transformarse en una herramienta inversa cuando los jugadores formados en las instituciones grandes son cedidos a clubes menores o de categorías inferiores para que tengan minutos… allí también podría haber pedido de los derechos formativos.

“La incorporación de un costo a las operaciones dentro del país, en los contratos y en sus renovaciones es algo que se está analizando. Sin embargo, lo principal es un acuerdo para que se constituya un reglamento interno que evite la intervención de la justicia ordinaria para resolver estos asuntos”, contó otra fuente desde AFA.

La idea es armar este reglamento tomando muchas de las cuestiones que tiene el de FIFA que rige para transferencias internacionales y que reconoce los derechos formativos pero adaptarlo a la realidad argentina.

La intención es tenerlo listo para llevarlo a consideración de la Asamblea de AFA de octubre para incorporarlo a nivel estatutario de la máxima entidad del fútbol argentino.

FUENTE: Doble Amarilla