Redes Sociales

Regional

Filippini sacó un conejo de la galera y Tiro le sacó ventaja a Villa Mitre: 2-1

Subido

, el

TIRO FEDERAL (B.B.) 2-1 VILLA MITRE (B.B.)

Quedaban 7 minutos más el descuento cuando el ex Olimpo marcó un golazo de tiro libre haciendo gala de su exquisita pegada. También asistió en el otro gol. 

Fabián O. Rodríguez / [email protected]
La Nueva Provincia

Cuando Daniel Ramundo marcó la mano de Héctor González a escasos centímetros del área de José Luis Cornaló, en el aire comenzó a frotar una sensación de que podría romperse el hasta entonces empate 1 a 1. Es que ni bien Leandro Filippini se paró frente al balón, todo Tiro Federal comenzó a soñar con llevarse el primer chico. Y el olfato no falló. «Fili» le sacó brilló a la pelota que deliciosamente se metió en el ángulo superior izquierdo del 1 tricolor.

Así, cuando aún quedan 90 minutos por transitar hacia la tan ansiada final por un ascenso al Federal A, el aurivioleta sacó una luz de ventaja y le tiró el peso de la responsabilidad a su clásico rival, que deberá cambiar y mucho la imagen de anoche para revertir la llave.

Esta vez el derby barrial tuvo otros condimentos a los últimos encuentros. No fue tan cerrado y en el complemento hubo situaciones para los dos bandos.

La escuadra de Darío Bonjour casi siempre tuvo las riendas del juego, con mayor o menor presencia ofensiva.

El local trató de cortarle el circuito de manejo a Gastón Arroyo y con una defensa casi improvisada con notorias ausencias, se las rebuscó para que Lezcano tuviera un primer tiempo muy tranquilo.

El aurivioleta aprovechó una salida vertiginosa para romper el tan temido 0 a 0 cuando hay tantas cosas en juego. Filippini (siempre el más claro) lo dejó a Abaca cara a cara con Cornaló y con la defensa tricolor desarticulada por completo y el pampeano no falló en el remate de derecha.

Villa Mitre luchó y empujó, pero con poco juego fluido. Ni Manchado (por derecha) ni Aimar pudieron romper por afuera y todo se supeditó a alguna genialidad de Arroyo cuando pudo escapar.

El segundo tiempo fue bien distinto. Se abrió.

La visita arriesgó más y las chances comenzaron a llegar para los dos lados.

Cuando parecía que había pasado el momento de Villa Mitre, Manchado rompió por la izquierda y dejó a Rodrigo Sánchez de cara al gol. Y el 9 fusiló a Lezcano.

Tiro sintió el impacto del empate ajeno. La escuadra de Agüero ganó confianza, pero siguió mostrando grietas en la retaguardia.

Hubo una mano del Loro González intencional para Ramundo, quien sin embargo no amonestó y llegó el desenlace comentado antes. Era la noche de Filippini, era la noche de Tiro, pero el capítulo final de este clásico será el lunes en El Fortín. Y allí se conocerá el veredicto.

Continue Reading
Advertisement
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
P