Redes Sociales

Federal A

Juan Pablo Francia y su llegada a Talleres: El objetivo es el ascenso

Subido

, el

Un “10” en la “T”. El sanfrancisqueño habló de las veces que pudo venir al club de barrio Jardín y que sabe cuáles son las exigencias del equipo, de la institución y de la gente.

Fuente: mundod.lavoz.com.ar

El «10” distinguirá por siempre a sus portadores. Sobre todo a los que han sabido llevarlo y mucho más ahora que están en plena etapa de extinción. Por eso cada vez que un “10” ve la luz o cambia de equipo, la noticia conmueve. Son aquellos que cuando ordenan sus condiciones, cambian un partido. Un pase o un gol, ofrecen soluciones para sus equipos y para sus hinchas, que pagan gustosos el precio de una entrada.

Ese acto que hace recordar que el fútbol debe ser un espectáculo y no de una carrera de atletismo o una competencia del miedo a perder. Y el Mundo Talleres, después de varios años, ha logrado tener entre sus habitantes a Juan Pablo Francia. El “10” que se hizo leyenda en Sportivo Belgrano de San Francisco (su calidad lo llevó desde el Argentino B a la B Nacional) por sus goles de tiro libre, los olímpicos y los pases gol. Es aquel que sufrió Talleres en arco propio, tras fracasar en sus reiterados intentos por incorporarlo.

“La opción de llegar a Talleres siempre estuvo. Cuando me vine de Francia en 2007, estaba Carlos Granero. Vine a ver un partido en el Chateau. Me junté con él y un ‘profe’ que estaba allí. Habíamos hablado de comenzar a entrenar en Talleres, pero el pase estaba bloqueado porque me había venido de Francia. Sin embargo, me tiró más la chance de estar en mi ciudad y con mi familia. Terminé arreglando en Sportivo, desde donde me había ido al Bordeaux a los 14 años. Pero en todos los recesos sonó la posibilidad de venir a Talleres. Aunque no se pudo dar. Estoy contento que se haya dado. Esperemos aprovecharla al máximo y lograr el objetivo que es el ascenso”, contó el volante, quien se vino a Mundo D, acompañado por su amigo Daniel Rancaño.

–¿Cómo se dio tu contratación en Talleres?
–Se complicó un poco al tardar mi salida de Sportivo Belgrano. Después que eso se desbloqueó, todo fue muy rápido. Conozco a Ezequiel Barrionuevo y a Raúl Armando, ayudante de campo de Kudelka, con quienes estuve en Sportivo. Ellos tuvieron influencia en mi contratación. Con “el Indio” hicimos una gran relación. Ahora es al revés. Yo le tuve que preguntar a él por Talleres y esperé su consejo. Ahora le sale caro, porque le toca llevarme de un lado para el otro. Después, hablé con Fassi, Peláez y llegamos a un acuerdo. En el plantel, hablo con todos, pero no soy de los más jodones.

“Talleres me gustó porque es un desafío muy lindo y hermoso. Estará la presión obvia porque es Talleres y por sacarlo de la categoría en la que está. Que es una circunstancia que esté en el Federal A. Nosotros tendremos que dar todo para sacarlo. La capacidad está. Se armó un lindo plantel. Estoy a full. La ansiedad mata porque aún queda mucho tiempo para el inicio del torneo. Hay entrenador y jugadores nuevos y en este tiempo es fundamental para la unión del grupo dentro y afuera”, afirmó el “10”, de 30 años.

–¿Cómo estás física y futbolísticamente?
–Son semanas duras de trabajo. Quizá en esta semana se dosificaron un poco con los ejercicios con pelota. Así iremos tomando un poco más de ritmo futbolístico.

–Para jugar, se necesitará una gran recuperación de la pelota. ¿Cómo ves esa relación?
–Lo importante es que el DT tiene variantes. Puede ser un mediocampo de buen pie, otro con quite o con más profundidad. Eso es importante para todos. Todos tenemos que tratar de estar al máximo. Al hincha le puedo prometer que daremos todo. Esto es fútbol. Puede salir bien, regular o mal. Pero le damos la tranquilidad de que estamos haciendo las cosas bien. El grupo tiene claro que el objetivo es el ascenso. Y está enfocado en eso.

–¿Cómo es el diálogo con el DT?
–No tuvimos una charla a fondo. Seguro se dará a lo largo de la pretemporada. Pero se nota que es claro y simple.

–Jugar en Talleres significa bajar al Federal A. ¿Ameritó un largo análisis?
–Pero a eso lo tapó la institución. Siendo Talleres. Participé muchos años en el Argentino A, sé lo difícil que es. Quizá para Talleres sea más difícil por cómo le juegan los demás equipos. Nos estamos preparando para una guerra y media y no para una.

–¿Sentiste la presión de la gente en la calle?
–Al ver la ansiedad del hincha uno se da cuenta de la dimensión del club. No soy una persona de salir mucho de mi casa. Trato de ir del entrenamiento a mi casa, y viceversa si no tengo otra cosa que hacer. Sé la necesidad que del club y la gente. Tengo la mejor onda. No se puede prometer. Pero sí decirles que el objetivo es el ascenso. Vamos a dar todo para eso.

La pegada en otras canchas

Se sabe que la pegada de Francia es genial. Se apreció mucho en San Francisco, pero también causó asombro. Una vez silenció el estadio de Atlético Tucumán cuando clavó un gol olímpico.

“Ja. Eso ha sido casualidad. No soy de quedarme mucho tiempo después las prácticas pateando. A veces, sí, cuando sale algún juego. Hice dos o tres goles así. Como en ese partido en Tucumán. La verdad es que cuando uno va a una cancha de la que no tiene muchas referencias, te apoyás en el viento o quizás en la posición del arquero. Pero me sale pegarle así. A veces entra
y otras, no”, explicó “JP”.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
P