Los Dueños del Fútbol del Interior, un libro que desnuda los negocios en los clubes de ascenso

Santiago Menichelli, el autor de este fino trabajo de investigación periodística, habló con Interior Futbolero y contó de qué trata esta pieza imperdible para los amantes del fútbol y de su relación con los poderosos agentes externos que lo sostienen.

Lejos de las frivolidades y de lo banal, el libro Los Dueños del Fútbol del Interior llegó para hacer un aporte invaluable al periodismo deportivo. En casi 200 páginas, esta publicación recorre con rigor los diferentes negociados y vínculos carnales entre el fútbol de ascenso provinciano y los poderes político, económico, sindical y del narcotráfico. Su autor, Santiago Menichelli, habló con Interior Futbolero y explicó de qué va esta pieza imperdible para los amantes del fútbol y de su relación con los poderosos agentes externos que lo sostienen: “Es una investigación sobre cómo se financian los clubes en el fútbol del interior. Hay negocios con partidos políticos, mineras, sindicatos y con el narcotráfico”, comentó.

Desde Río Gallegos a Catamarca, con una parada en el medio en La Plata y Arroyo Seco, Los Dueños del Fútbol del Interior desnuda con maestría la inescrupulosa y controvertida relación de decenas de instituciones del ascenso con sus padrinos políticos y económicos. Las historias y los apellidos que desfilan por sus páginas sorprenden a cada renglón: desde famosos funcionarios nacionales como Néstor Kirchner y Julio Alak hasta un implacable narcotraficante como Patricio Gorosito, quien levantó un club en medio de su imperio de cocaína y contrabando.

Uno de sus capítulos más emblemáticos tiene lugar en la capital de la provincia de Buenos Aires. Allí descansan los restos de un club olvidado en el recuerdo: La Plata Fútbol Club. Esta joven institución deportiva, fundada por obra y gracia del ex intendente kirchnerista Julio Alak, vio la luz el 24 de febrero de 2004 con el ambicioso objetivo de disputarle el dominio del fútbol platense a dos gigantes como Estudiantes y Gimnasia. Los favores y los privilegios otorgados por su mecenas -en aquel entonces era Indentendente de La Plata- lo catapultaron al éxito y a los primeros planos del ascenso. Sin embargo, el paso del tiempo y el abandono de su padrino Alak, lo empujaron hacia un abismo del que jamás pudo salir. La historia retrata el auge y la caída de un club de barrio que hoy lucha por sobrevivir.

En la provincia de Santa Fe, cerca de Rosario, el narcotraficante Patricio Gorosito fundó el club Real Arroyo Seco. En medio de un imperio de cocaína, Real se abrió camino por las sinuosas categorías del ascenso y escaló hasta el Argentino A. Contaba con lujos impropios de esos sufridos y austeros torneos: un flamante estadio con capacidad para 10.000 espectadores, un predio deportivo y visitas fastuosas como las de Joan Laporta -ex presidente de Barcelona- y de Lionel Messi.

“El caso más innovador desde lo periodístico es el del fútbol en Andalgalá y los negocios con las mineras. No sólo de Unión Aconquija, sino de otros clubes que participan en la liga local”, adelanta Menichelli. Allí, en Catamarca, dos empresas mineras financian y apoyan económicamente a las instituciones deportivas locales al tiempo que dañan el medio ambiente. El combo se completa con la violenta e inescrupulosa represión policial a los habitantes que se manifiestan en contra de esa contaminación.

El sur también tiene su lugar en el libro. El último capítulo ahonda en el profundo entramado del fútbol de Río Gallegos. La historia de Boxing y su indisoluble vínculo con el ex presidente Néstor Kirchner ocupan un lugar central: Néstor manejó el fútbol de esa ciudad desde su llegada a la intendencia y hasta su muerte. Y también es interesante ver cómo lo sucedió su hijo Máximo con la agrupación La Cámpora”. “Boxing está muy atado a la historia de Néstor, ya que su padre jugó allí en 1940. El abuelo fue integrante de la primera comisión directiva del club, en 1930. Muchos años después, Kirchner le construyó un polideportivo de cinco millones y medio de dólares, en donde hizo el lanzamiento de su campaña presidencial, al igual que luego lo hizo Cristina”, agrega el autor.

Sin embargo, el relato no se detiene en la simpatía del ex mandatario por el club de su ciudad y en los privilegios que le otorgó desde su rol de funcionario público. También apunta al papel que cumplieron el empresario Lázaro Báez y el puntero político Rudy Ulloa. Ambos, desde su lugar, impulsaron a instituciones como Boca de Río Gallegos y Defensores del Carmen.

Sin escatimar en detalles, Los Dueños del Fútbol del Interior pone de manifiesto la convivencia entre dos mundos que parecen paralelos, pero que se relacionan hasta en sus fibras más íntimas. Los clubes, el fútbol y el dinero de los políticos, de los sindicatos, de las mineras y de los narcotraficantes entran en estrecho vínculo a lo largo de estas páginas. Periodismo de pura cepa.

Puntos de venta

El libro se puede adquirir en la Feria del Libro de Buenos Aires, en las librerías Yenny y por internet con envío a domicilio a todos los puntos del país, en www.librofutbol.com.

La página web del libro (www.duenosdelfutbol.com) cuenta con una galería documental de imágenes de cada uno de los casos investigados.

 

P