Marcelo Werlen analizó el triunfo del “9” sobre Sportivo Rivadavia

Como cada uno de los que estuvo el domingo en el Coloso, seguramente, el entrenador se mostró feliz por el juego del equipo, contento por la victoria pero con bronca por haber desperdiciado la chance de golear y prácticamente liquidar la serie. El análisis del DT tras el buen triunfo rojiblanco.

Luego de vivir a pleno, como cada vez, el juego disputado en el Coloso, Marcelo Werlen salió del vestuario local y dejó sus sensaciones de la victoria 3 a 1 de 9 de Julio ante Rivadavia de Venado Tuerto por la ida de los cuartos de final del Torneo Federal B.

“Tengo sensaciones encontradas. Lo del “9 “fue muy bueno, hay que felicitar a estos jugadores. Con errores y virtudes, es un equipo que entrega todo y logró hacer un gran partido. Pero tengo un dolor en el alma porque creo que esta llave la pudiésemos haber cerrado acá. Hace rato que no veo que se generen entre diez y doce situaciones tan claras en un segundo tiempo, y dejamos con vida a un rival que es de jerarquía, por algo salieron primeros en su zona. Me duele eso, saber que la llave todavía está abierta porque erramos muchísimos goles”, empezó diciendo Werlen, y dejando claro ese ánimo repartido entre un gran partido, una victoria inobjetable y los goles que no fueron, y que hubiesen liquidado la serie.

En cuanto al partido específicamente, el entrenador dejó unas líneas. “Lo íbamos perdiendo, lo seguimos jugando con tranquilidad, logramos empatarlo y por momentos se pudo jugar un gran partido hasta hacer incontrolable para el rival lo que el equipo propuso en la cancha”. Tras encontrarse en desventaja rápidamente, la principal virtud del León fue no desesperarse, y al respecto también se refirió Werlen. “Había mucha ansiedad, hacía rato que el “9” no estaba en estas instancias. La gente acompañó como uno imaginaba y los jugadores no se pusieron nunca nerviosos, intentaron, casi siempre bien, sobre todo lo del segundo tiempo que fue lo mejor que yo vi del equipo de un tiempo importante a esta parte”.

Como orientador táctico, Werlen decidió mover nombres en la defensa y colocar allí a Velazco, además de decidirse por Cena en el ataque. Fueron los puntos más altos de un equipo que no desniveló en ninguna de sus líneas. Al respecto, en cuanto a ésto de tomar decisiones, también habló el DT, “Cuando te ponen en este puesto es lindo pero a la vez ingrato. Me costó tomar decisiones difíciles, por ejemplo la de Damián Arnold que jugó todos los partidos, que era el encargado de los penales y no es poca cosa. Pero bueno, con el resultado puesto, si ésto habría salido mal me hubiera equivocado. En el primer tiempo tuvimos algunos desacoples defensivos, pero después salió siempre muy bien jugada la pelota desde atrás. Son decisiones que hay que tomar, a veces salen mal y esta vez salió como pensábamos”.

Por último, Marcelo Werlen habló de lo que se viene. El partido revancha del venidero sábado en Venado Tuerto ya empieza a dar vueltas por la cabeza. “Ya ahora empiezo a pensar en la revancha. Tengo esa doble sensación de felicidad por lo que mostró el equipo y la bronca de no haber podido hacer más goles. Pero tengo la tranquilidad de que este equipo deja todo en todos lados y, si bien dejamos al rival con vida, no le va a ser nada fácil dar vuelta dos goles de ventaja y vamos a tratar de defenderlo con todo. Este grupo se merece dar un paso más y si avanzamos ésto se va a poner lindo”.

 VUELTA AL TRABAJO

El plantel de 9 de Julio retomó los entrenamientos en la tarde de ayer. La práctica fue en el Coloso y con movimientos regenerativos para quienes estuvieron en cancha el domingo. Ya se piensa en la revancha del sábado en Venado Tuerto y habrá que seguir de cerca las decisiones de Werlen en cuanto a la formación titular. Seguramente, con alguna variante táctica en cuanto a la estructura del equipo, por ahora no hay indicios y aparecerán entre hoy y mañana.

Fuente y foto: Diario Castellanos

P