Redes Sociales

Federal A

Nico Caprio, el arquero del momento

Subido

, el

Luego de debutar en Unión de Santa Fe en 2009 y de pasar por Libertad de Sunchales, San Jorge de Tucumán y Unión Aconquija, el guardameta parece haber encontrado su lugar en Río Negro, donde en el actual Federal A ha defendido de gran manera el arco de Cipolletti. Como uno de los laderos del entrenador Ricardo Pancaldo, Nicolás Caprio se transformó en uno de los puntales de esta gran campaña del Albinegro.

twitterPor Matías Calviño (Interior Futbolero). Foto: Cipolletti TV.

Nacido en la provincia de Santa Fe hace poco más de 26 años, Nicolás Andrés Caprio se encuentra tal vez en uno de los mejores momentos de su carrera. Si bien el último año conformó el plantel de un Unión Aconquija que estuvo demasiado cerca de hacer historia en el fútbol nacional como el primer club catamarqueño en jugar en la B Nacional, Salvador Mónaco ubicaba a Gerardo Cabral bajo los tres palos. Por eso, este 2015 trajo aires de revancha para un arquero que se agigantó ante la responsabilidad de defender un arco albinegro que en los últimos años parecía haber superado ampliamente las medidas reglamentarias.

Es que las últimas temporadas de Cipolletti distaron mucho de haber sido las mejores. Lejos de aquellos gloriosos años en que los rionegrinos supieron medirse ante River, Racing, San Lorenzo o Boca en los viejos torneos nacionales, o cuando era protagonista de la B Nacional ya en tiempos de televisión por cable, el Capataz de la Patagonia entró en una etapa más bien opaca que tuvo su eclipse más pronunciado en el descenso de 2006 al Argentino B. El rebote instantáneo al año siguiente y la campaña en el Argentino A 2010 (cuando cayó en semifinales contra Patronato) fueron apenas breves momentos de alegría para un club que se terminó por  acostumbrar a otros presentes.

El torneo anterior del Albinegro había sido a tono con su pasado inmediato: en una temporada que ofrecía siete ascensos, el equipo no sólo estuvo lejos de quedarse con la zona de la que era parte sino que ni siquiera logró entrar en los play offs. Hubo pintadas intimidantes en inmediaciones del club y el malestar de la gente era palpable. Decididos a torcer la historia, los dirigentes fueron en busca de Ricardo Pancaldo, un conocedor de la región, que primero supo elegir muy bien a los refuerzos y después conducir hacia el Tetradecagonal a un plantel que sufrió innumerables bajas por lesión.

Una de las caras nuevas que llegaron de la mano de Pancaldo fue justamente Nicolás Caprio, que el último domingo fue una verdadera muralla (ver video, gentileza de Cipolletti TV) para que Cipolletti se volviera con al menos un punto de su visita al clásico rival, el Deportivo Roca. “Fue un partido bien a lo clásico, trabado y poco vistoso. Las mejores ocasiones las tuvieron ellos pero creo que el 0 a 0 le hubiera quedado mejor. Obviamente por cómo se dio el partido creemos que son dos puntos que podemos llegar a lamentar, meter un gol sobre el final y que te empaten deja un sabor medio amargo, en el viaje de vuelta no hubo risas, no hubo nada”, explicó el uno de Cipo a Interior Futbolero.

Uno de los duelos que se produjeron en el último clásico del Alto Valle fue justamente entre Caprio y Jonathan Morán, delantero del Deportivo Roca. Cuando terminó el partido, Morán se encargó de dejar en claro que fue un enfrentamiento netamente futbolístico y remarcó que el arquero albinegro “era de otra categoría”. “Me sorprendieron sus palabras, también me dejó un mensaje en Facebook… eso habla de la humildad que tiene. Demuestra que nos podemos sacar la camiseta porque al final lo que queda son las personas, que el folcklore y la rivalidad terminan dentro de la cancha. Le agradecí por las flores que me tiró, es un delantero  que nos complicó todo el partido, cabeceó y aguantó todas”, señaló Caprio.

Y parecía que el arquero se quedaba con este duelo especial, porque había logrado abortar cada uno de los embates de Morán y todo Roca. Pero sin embargo, sobre el final, el delantero del Naranja tuvo su premio al empatar el juego: “Dios parece que lo premió porque al final pudo hacer el gol del empate. Le estoy muy agradecido por la humildad que tuvo de hablar bien de mí”, agregó Nicolás. Su presente, por otra parte, trasciende al partido que dio inicio al Tetradecagonal y se enmarca dentro una campaña en la que se le han visto actuaciones fundamentales: “gracias a Dios, las cosas me están saliendo después de varios años comiendo tierra, como suele decirse”.

Totalmente agradecido a Ricardo Pancaldo y a los dirigentes de Cipolletti, Caprio dejó en claro sus vivencias sobre el momento que le toca atravesar: “uno trata de hacerse un nombre y sumar minutos, aprovechar las oportunidades. No es fácil que un técnico se la juegue, y acá tanto Cipolletti como Pancaldo me abrieron las puertas y se la jugaron por mí; lo mínimo que puedo hacer por ellos y por los hinchas es demostrar que me mato por estar”. Por supuesto, tampoco se olvidó de los otros guardavallas con los que comparte el plantel al admitir que “soy una pieza más, tengo 10 monstruos adentro de la cancha que me defienden; y unos colegas bárbaros al lado como lo son Facundo Ávila, Luciano Molini y Franco Moscaritolo,  que me bancan y me proponen una gran competencia interna. La paso genial con ellos, tenemos una gran amistad afuera que hace que todo sea más cómodo”.

Arqueros de Cipolletti

Los arqueros de Cipolletti, competencia sana y amistad genuina: Facundo Ávila, Franco Moscaritolo, Nicolás Caprio y Luciano Molini.

Hace algunas semanas, tomó repercusión el caso de Marcos Carrasco, un hincha de Cipolletti de 12 años que quiso formar parte de una prueba organizada por una filial de Independiente de Avellaneda y que se le negó la oportunidad por no tener botines. Por este motivo, el martes pasado Nicolás Caprio, junto a sus compañeros Rodrigo Herrera, Mariano Mauri y Marcos Carrasco (que comparte el nombre con el chico), le entregó un par de botines en persona. “Uno entiende que por ahí el jugador de fútbol tiene una imagen idílica para los chicos, pero seguimos siendo personas normales. Entonces, lo mínimo que podemos hacer por ellos es dejar que nos conozcan e intentar ayudarlos con lo que podamos”, explicó el uno.

Caprio, Mauri y Carrasco con Marcos Carrasco Cipolletti

Nicolás Caprio, Marcos Carrasco y Mariano Mauri, junto al chico Marcos Carrasco y sus flamantes botines en La Visera de Cemento. Foto: Twitter Marcos Carrasco.

“Fue impagable verle la cara de felicidad, Ariel el fotógrafo nos decía todo el tiempo: ‘no se le borra la expresión de emoción, es impresionante’. Es muy gratificante generar eso en un chico, a veces uno es egoísta y hay tantas necesidades afuera que por ahí estos pequeños gestos hacen una diferencia. Nos hace feliz que Marcos haya podido cumplir su sueño de conocernos y que pueda tener los botines que tanto necesitaba”, cerró Nicolás Caprio, que se encuentra en un gran momento a nivel personal y grupal y que tampoco se olvida de los compañeros que fueron baja por diferentes lesiones: «cuando pasó lo de Gastón Pinto juntamos plata para hacer una bandera, pero con todos los que cayeron después nos dimos cuenta que íbamos a tener que hacer una pancarta».

Entrevista a Nicolás Caprio by Interior Futbolero on Mixcloud

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
P