La odisea de dos futbolistas argentinos en Portugal

Emiliano Franco, ex jugador de Newells´s dialogó telefónicamente con Interior Futbolero acerca de la situación por la que atraviesa junto a su compañero Mauricio Tévez.

La pandemia que nos mantiene preocupados y que provocó la suspensión de la mayor parte de las actividades en todos los ámbitos de todos los países, trajo como consecuencia un encadenamiento de problemas de los que se espera una solución. Claro está que el fútbol no es la excepción. Muchos clubes y ligas tomaron medidas tempranas para cuidar la salud de sus integrantes, llegando a un acuerdo que mantenga la tranquilidad de sus jugadores en muchos aspectos, incluyendo lo económico.

Este no fue el caso del club al que Emiliano y Mauricio migraron: Oliveirense, club que milita en la tercera división del fútbol luso. El mismo se encuentra en quiebra económica, con sueldos atrasados y otras tantas dificultades.“El club venía con otros problemas económicos. Nosotros desde que llegamos no cobramos un sueldo, muchas de las cosas que se prometieron no se nos cumplieron pero el estar entrenando y jugando era un poco más llevadero”

Emiliano es hijo del recordado Darío Franco. Sus inicios fueron en Newbery & Everton de Cruz Alta, su pueblo natal. Supo salir campeón con la reserva en Newells´s allá por el año 2016 de la mano de Juan Pablo Vojvoda y el mismo año fue convocado a la primera división con Diego Osella como DT. Después de haber rescindido su contrato, fue a Douglas Haig de Pergamino, donde estuvo un año. Al siguiente, Defensores de Villa Ramallo le abrió sus puertas donde peleó el ascenso a la B Nacional, y de ahí fue a jugar a Huracán de Las Heras donde permaneció hasta diciembre de 2019.

Actualmente se encuentra en el continente europeo, lugar al que se mudó el pasado enero con una mochila llena de ilusiones. “Me pareció una buena oportunidad para llegar a Europa. Al principio estaba convencido de que lo mejor era quedarme y terminar el torneo, confiando en que se iba a arreglar la situación de los sueldos. Venía jugando y teniendo continuidad, pero con todo este tema del coronavirus se complicó la situación”, expresó.

“Cuando pasó esto del virus se complicó un poco todo, creo que ante estas situaciones el fútbol queda un poco de lado. Ya hace tres semanas que los torneos se suspendieron, que no entrenamos, así que cada uno está haciendo la cuarentena desde su casa esperando que se resuelve”.

En ocasiones como éstas, en las que no tenemos certeza alguna y la única manera de evitar el contagio es permaneciendo en nuestros hogares, en lo primero que pensamos es en nuestros allegados, familia y amigos. A ésto se refirió Franco diciendo: “Si se resuelve esto, estamos pensando en volver para Argentina y estar con los nuestros, para pasarla mal en esta situación prefiero pasarla mal allá con mi familia”.

Optimismo entre tanto caos…

“Soy de la idea que toda experiencia en algún momento me va a servir. Por ahí en estos momentos no la veo pero siempre se saca algo positivo, de eso estoy completamente seguro”.

La situación es alarmante, y cada día que pasa pareciera que esto aún no tiene salida. Lo cierto es que ambos jugadores, al igual que cientos de extranjeros varados en el exterior, esperan una posible solución para el retorno a sus ciudades.

 

P