Lo lleva en la piel

Rodrigo Burgos cumplió su promesa y se tatuó el escudo de Talleres en una de sus piernas. El volante paraguayo había prometido que, es caso de consagrarse campeón y ascender, se realizaría una tinta permanente.

Por: Máximo Vera

Cuando uno realiza una promesa, está en su deber moral cumplirla y Burgos la cumplió. Había hecho un juramento a su círculo cercano de que, si salían campeones y ascendían, se tatuaría el escudo de Talleres. Además del escudo también materializaría en su piel las fechas del ascenso del Argentino A y la pasada victoria en la cancha de All Boys.

El volante tuvo una gran temporada dentro de la “T” y fue unos de los más ovacionados del equipo de Kudelka el domingo pasado cuando el plantel festejó con los hinchas. Se ve que el aprecio es recíproco. El paraguayo no dudó ni un segundo y fue a tatuarse en su pierna derecha tres cosas: el escudo de Talleres, “27/10/15” fecha en donde el conjunto cordobés superó a Sol de América de Formosa y se consagró campeón del Torneo Argentino A y por último “05/06/2016”, la efeméride que quedará en la retina de todo barrio Jardín en donde el Matador logró nuevamente el ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino.

P