Redes Sociales

Comunidad IF

IG Live – Federico Mancinelli, el Patrón surgido de Tiro de Bahía Blanca

Publicado

el


A través de nuestro Instagram, charlamos con Federico Mancinelli, jugador de Patronato, quien actualmente se encuentra dentro del grupo de futbolistas que se les vence el contrato a mitad de año.

📲 Sumate a la charla con Federico Mancinelli, actual jugador de Patronato.

📌 El día a día de como va llevando la cuarentena.
📌 La situación de los jugadores con vencimiento de contrato a mitad de año
📌 Su opinión sobre la quita de los descensos
📌 Sus inicios en Tiro Federal Bahia Blanca
📌 El recuerdo de sus pasos por Villa Mitre y Olimpo
📌 Su opinión en general sobre el fútbol del interior

Comentarios

Comunidad IF

Gonzalo Urquijo: trenes, sueños y tractores

Publicado

el

Muchos dicen que el tren pasa sólo una vez en la vida. Que las oportunidades se presentan ante nosotros, y no tomarlas implica desestimarlas sin posibilidad alguna de retractarse. Pero podríamos decir que mi caso no es ese. Ese tren pasó delante mío al menos en tres ocasiones, y si se quedan hasta el final puede que comprendan por qué.

 

Por Gonzalo Urquijo

 

Editado por Julián Malek 

Para empezar, no podría haber llegado ni a la estación si seguía la filosofía familiar. Mis padres eran personas de campo, con nulo contacto con el fútbol. El ocio para ellos deambulaba por otros menesteres, pero el mío apuntaba a la pelota. Esa con la que se me puede ver en viejas fotos, cuando tenía cerca de seis años. Esa con la que me despertaba, y también con la que me iba a dormir. Jugué en soledad primero, y con mis vecinos después. Eran otros tiempos, con menos Play Station y más potrero. Los picaditos que en ellos se armaban casi que podían disimular la falta de un club con fútbol en Bellocq.

Ah, no les hablé de Bellocq. Es donde nací, mi lugar en el mundo. A 45 kilómetros de Carlos Casares pueden encontrar a unos 600 de nosotros. Si bien hay dos entidades que al día de hoy tienen al fútbol como una de sus actividades, en mi infancia eran para la gente del campo. Jugaban a las bochas, y esas cosas. De todos modos, no me quejo. Puede que, de ser diferente, nada de lo posterior hubiese ocurrido.

Fue en “Club Atlético Picaditos después de la escuela” que un amigo me sugirió jugar con él en Huracán de Carlos Casares, cuando tenía ocho años. A esa corta edad yo viajaba los viernes en micro hasta la cabecera del partido, donde me recibía el entrenador y me quedaba a dormir en su casa; el sábado jugábamos y por la noche de ese mismo día, o por la mañana del domingo, me volvía en un remís a mi casa. Mi vida era un ida y vuelta constante entre las dos localidades, incluso cuando a los 14 pasé a Atlético Casares. Pocas cosas cambiaron en aquel momento: mi hospedaje transitorio eran los hogares de tíos o amigos, y las vueltas a Bellocq eran a dedo. Todo valía el esfuerzo: ya estaba en la Primera.

Dos años después pasó el primer tren. Había salido goleador en los últimos torneos y me consiguieron una prueba en Boca. Estuve una semana en la pensión, y en los entrenamientos me iba bien, metía varios goles. Pero extrañaba. Extrañaba mucho a la familia, a mis amigos. Cuando terminó esa evaluación el técnico me ofreció quedarme, que volviese a mi pueblo y meditase si quería tomar aquella propuesta. Después de 15 años, aún tengo en el debe visitar Casa Amarilla para declinar la oferta. Mejor tarde que nunca.

En pleno proceso creativo.

El segundo tren llegó un tiempo después, pero el proceso fue el mismo. Gimnasia y Esgrima La Plata posó sus ojos en mi, pero los míos sólo apuntaban a mis pagos. La ciudad de las diagonales y Bellocq están en la misma provincia, pero aún así casa estaba muy lejos. Demasiado para mi gusto.

Sin embargo, la capital bonaerense me vio volver años más tarde. Mamá entendía que mi pasión era el fútbol, pero quería que estudie. Una montaña de libros sobre materias ligadas a la educación física y los partidos en la Liga Casarense resumían bien mi vida por aquel entonces. Hasta que pasó mi último tren.

Yo no entendía nada. Un tal Bernardo Grobocopatel, de quien el apellido me sonaba pero jamás había visto, quería hacer un club con el que tenía proyectado jugar en la B Nacional dentro de siete temporadas. Pensé que estaba loco, que eran mis amigos haciéndome una joda, pero accedí a una charla de café.

Agropecuario no nació en cuna de oro, quiero que lo sepan. Nuestro lugar de entrenamiento se alternaba entre el Parque San Esteban y el predio de atletismo del CEF. Incluso el Ofelia Rozensuaig no existía al principio, por lo que hacíamos de local en Boca de Carlos Casares en los primeros torneos. Eso sí, conforme pasaban las temporadas, más cosas nuevas veías. Era ir a entrenar y toparte con instalaciones recién inauguradas. La apuesta era grande, y debíamos responder en consecuencia.

Al año llegó la invitación para el Argentino B, un torneo durísimo de verdad. Eramos 120 equipos peleando por apenas tres o cuatro ascensos. Imagínense una bandada de aves, desde pichones hasta halcones, a las que se pone a disposición solo un puñado de comida. Algo parecido era la liga. Había pichones y había halcones, pero el recorrido era símil para todos.

Yo soy el del medio, en Atlético Casares.

La forma en que salimos de ahí, hace cuatro años, fue digno de un cuento. Por una reestructuración fuimos cerca de 60 clubes esa ocasión, aunque con solo dos ascensos en juego. Después de una fase de grupos brillante y duelos eliminatorios para el infarto, llegamos a la final con Desamparados. Todavía me acuerdo esos dos goles en San Juan. Cada uno fue una puñalada a la ilusión. Un halcón se llevaba la comida, justo frente a nosotros.

Pero llegó el RCP (Reanimación cardiopulmonar) a nuestras esperanzas. El descenso de un indirectamente afiliado en la B Nacional derivó en la apertura de un tercer ascenso en el Federal B. Dos partidos a todo o nada con San Martín de Formosa, primero allá y después acá. Jamás voy a olvidar esos tres días más que agitados, el apoyo de la gente en Casares, la presión de no perder en el norte. La alegría, el fervor y la enorme movilización, cuando la suerte nos sonrió en los penales.

Jugar un Federal A era distinto a todo lo que vivimos. Era codearse con equipos históricos del fútbol nacional. Gimnasia y Esgrima de Mendoza, Gimnasia y Tiro de Salta. En lo personal, me impactaba pensar en que iba a jugar contra Alvarado en el José María Minella. Ese estadio que veía de chico, durante los torneos de verano. La piel se me eriza al recordar esa sensación, esas imágenes del pasado y el presente que ahora se superponían.

Si ascendimos entrando por la ventana, créanme que las etapas de ese torneo las pasamos por un ventiluz. ¿La primera fase? Nos salvó un empate de Ferro de Pico. ¿La segunda? Clasificamos al Pentagonal Final como mejor tercero. El grupo estaba bien, todos tirábamos para adelante. Pero faltaba algo, no sabíamos qué era. De igual forma, no importó. Ganamos tres de los cuatro duelos, quedando libres la última fecha.

Mi último gol en el Federal A, en el último partido en el Federal A (Foto: Orsai Casares)

Aún me acuerdo de ese día. Antes del mediodía todo el grupo ya estaba reunido en una casa, con asado de por medio. Cuando el reloj marcó las 12, prendimos la televisión y vimos atentos el partido de Gimnasia y Tiro contra Gimnasia de Mendoza. Los pondré en contexto: necesitábamos que los últimos del Pentagonal, que alineó muchos suplentes, no perdiera contra uno de los mejores equipos del torneo. Todos daban por sentada la victoria de los cuyanos; incluso ya se había dicho que el desempate contra nosotros sería en Córdoba. Mucha especulación para un increíble desenlace.

Tres días estuve sin voz, y no sé por cuál de todas las cosas de aquella tarde. El gol de los salteños, el pitido final que se traducía en nuestro ascenso, la caravana hasta la cancha, otra hasta el centro de la ciudad. Nunca vi tanta gente en las calles de Casares como aquella vez, jamás en toda mi vida.

Una imagen quedó grabada en mi cabeza. Aquel tractor rojo y verde al que decidí subirme, que pertenecía al hermano de un vecino que los coleccionaba. Por encima de todas las cabezas me acordé de mil y un cosas. Principalmente de mis padres, que no pudieron estar por trabajo (cierto, no les conté… ¡Se hicieron mega futboleros! Mi padre hasta me marcaba errores…). Pero también rememoré aquella pelota de mi niñez; el potrero; ese micro que iba y venía de Casares a Bellocq los viernes.

También recordé los trenes que dejé pasar. Sin embargo, me aferré fuerte a ese tractor, sin arrepentimientos. Después de todo, simbolizaba el vagón al que decidí subirme mucho tiempo atrás.

Mi tercer tren y yo.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

Liderazgo para entrenadores a partir del coaching realiza su 2º edición: ¿Sabés que clase de líder sos?

Publicado

el

El 15 de julio de 2020 se llevará a  cabo el segundo webinar organizado por Latin Players especializado en el concepto “Liderazgo para los entrenadores”. El conductor de la charla será Carlos Duarte, Lic. en Comunicación Social y egresado de programa CIES-FIFA dictado por el Coach Ontológico profesional, Guillermo Garau. La videoconferencia online tratará de los siguientes temas: ¿Te interesaría saber que clase líder sos? ¿Y el tipo de líder que te gustaría ser? ¿Sabés la gran cantidad de herramientas que ofrece el coaching para lograr el objetivo? Enterate de que se trata.

 

Entre todas las complejidades que acarrean ser un entrenador exitoso, hay una problemática que resalta sobre el resto: el manejo eficiente y efectivo del grupo; la brecha generacional que sucede entre DT-jugadores y cómo manejar todas estas variables para lograr que todo el equipo de trabajo este enfocado hacia el mismo objetivo.

Bajo estas premisas, Guillermo Garau, dará explicaciones de cómo potenciar el líder que llevamos dentro a través de la práctica del coaching; incorporando herramientas que nos permiten tener amplitud de visión frente a distintas situaciones y conductas para lograr un desarrollo más efectivo en el trabajo.

Para más información acá el link para la inscripción: latinplayers.com.ar

 

 

 

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

Falleció Osvaldo “Chiche” Sosa a los 72 años

Publicado

el

Foto: InfoRegión

El fútbol argentino de luto, por la muerte del ex futbolista y entrenador.

Este lunes, a los 72 años, dejó de existir Osvaldo Sosa. “Chiche” estaba internado en un sanatorio porteño desde febrero cuando ingresó por una neumonía y una infección urinaria.

Además el ex DT padecía graves secuelas desde 2013 cuando sufrió un ACV que como consecuencia lo obligó a manejarse en silla de ruedas y a perder un gran porcentaje del habla.

Sosa, se desempeñó dentro del campo de juego en equipos como Almagro, Argentinos Juniors, Independiente y Ferro.

Luego de su retiro, comandó desde la dirección técnica a numerosos clubes. En Argentinos Juniors estuvo seis ciclos (1970-71 ,1974, 1981, 1992–94, 1997-00 y 2004-05) y logró el título del Nacional B y el ascenso en 1997. En la Paternal siempre fue muy querido y respetado.

También,dirigió a Almagro, Tigre, Huracán, Colón de Santa Fe, Armenio, Mandiyú de Corrientes, Racing Club, Talleres de Córdoba, Chacarita, Lanús, Independiente, Quilmes y Atlético Tucumán.

Pese a no tener títulos en primera división, sus equipos son recordados por complicar a los “grandes” con planteos inteligentes, y buen juego. Asimismo, en más de una ocasión salvó a varios equipos de perder la categoría y esto le generó un prestigio importante en el fútbol argentino.

Así lo despidió Atlético Tucumán, el ultimo club que dirigió Sosa en el año 2009.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

Nadie se salva solo: en cuarentena, los clubes son aún más sociales

Publicado

el

Imagen: Data Chaco.

En tiempos de aislamiento social, preventivo y obligatorio, y frente a innumerables adversidades impuestas por la coyuntura, sale a relucir y expresarse el más válido argumento en un debate tan antiguo como todavía presente: ¿clubes sociales o sociedades deportivas? La respuesta, una vez más, le pone el pecho a las necesidades y, en estos momentos, toma forma de ollas populares, salas de terapia, comedores comunitarios, campañas de recolección, concientización y donación. Los clubes lo saben: de la gente vienen y a la gente vuelven. Como siempre, pero hoy más. ¿Qué hay detrás del fútbol en pausa y la aparente inactividad en las instituciones?

Por Juan Pablo Francia.

“Sociedad fundada por un grupo de personas con intereses comunes y dedicada a actividades de distinta especie, principalmente recreativas, deportivas o culturales”. Esa es, según la Real Academia Española, la definición de club. Y ese mismo concepto, en época de pandemia, bien puede verse resignificado y potenciado. Desde el 19 de marzo, cuando Alberto Fernández anunció el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio, los clubes acataron la medida, pero jamás cerraron sus puertas. La Asociación del Fútbol Argentino determinó la cancelación de las temporadas en cada una de sus divisionales, los planteles profesionales entraron en receso forzoso, la pelota quedó quieta y el fútbol, a un costado. Sin embargo, los clubes, que aunque vivan de los goles no existen sólo por ellos, nunca se alejaron de lo que siempre fueron ni, bajo ninguna circunstancia, podrían dejar de ser: entidades sociales. Se cierran las canchas de fútbol, sí; pero no la segunda casa de muchos y muchas. Entonces, sin actividad futbolística ni ocupación o preocupación por triunfos, derrotas o empates, ¿cuál es el torneo que disputan los clubes durante la cuarentena?

De acuerdo a un estudio publicado por FIFA, a fines de 2019, la Argentina es el tercer país con más clubes profesionales de fútbol en el mundo. En aquel momento, entre Primera División, Primera Nacional y B Metropolitana, la lista de inscriptos en AFA alcanzaba un total de 103 instituciones, sólo por debajo de Turquía, con 126; e Inglaterra, con 111. En la actualidad, si se contemplan todas las categorías remuneradas -Liga Profesional, Primera Nacional, B Metropolitana, Primera C y Federal A-, la cifra de clubes registrados asciende a 123. En Primera D, marginadas por el amateurismo, asoman otras catorce instituciones. En medio del debate por las alternativas para la reanudación de la actividad, las posibilidades para la vuelta a los entrenamientos y la problemática contractual de los y las futbolistas, más de 120 puertas de clubes, con su espíritu social como llave, se abren de par en par para recibir y albergar a quienes, con la mochila cargada de necesidades y dificultades, puedan precisar ayuda o contención. En diferentes rincones del interior del país y del Área Metropolitana de Buenos Aires, diversas instituciones deportivas, pero también sociales, han buscado, encontrado y ofrecido distintas opciones: desde ollas populares hasta campañas de donación de ropa y alimentos. Con la maquinaria del fútbol en stand by, los cuerpos técnicos y planteles sumergidos en videollamadas y los escritorios dedicados a la elaboración de protocolos repletos de recomendaciones pero carentes de certezas, se habilita el cambio: sale el fútbol y entran a la cancha la solidaridad, el acompañamiento social, el trabajo comunitario y la raíz de ese árbol al que siempre se le mira sólo la copa. Los clubes, más allá de los fines de semana, existen por y para su gente. Y ese, aunque no parezca, es un partido que nunca deja de jugarse. Y en el contexto actual, es una final todos los días.

En 1998, antes de desembarcar en la política de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para fortalecer su imagen y finalmente dar el salto a la presidencia de la Nación, Mauricio Macri era el hacedor de un meteórico desarrollo cualitativo y cuantitativo en Boca Juniors: crecimiento económico, patrimonial, deportivo y comercial. Tras un intento fallido por aterrizar con sus capitales en Deportivo Español, vía financiación del fútbol, logró proponer su proyecto para que el estatuto de AFA admitiera, además de las entidades civiles sin fines de lucro, la caratula de las SAD: Sociedades Anónimas Deportivas. Macri, durante meses y antes de la realización de la Copa del Mundo de Francia 1998, había perseguido a Julio Humberto Grondona para que le permitiera plantear su iniciativa en el Comité Ejecutivo de Viamonte. Quien fuera mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino durante 35 años, finalmente, le dio el sí y le puso fecha a la reunión: 20 de julio, Día del Amigo. ¿Paradoja? Puede ser. Aquella tarde, tras la exposición del entonces presidente de Boca, en la que fundamentó las razones por las cuales los clubes deberían abandonar las manos de sus socios para pasar a las de algún grupo empresario, las que no encontraron ninguna otra con la cual estrecharse fueron las del propio Macri. El único voto a favor de su idea fue el suyo. Y Grondona, cuenta la historia, le dijo por lo bajo: “Perdimos, Mauricio”.

Antes, en 1981, Amalia Lacroze de Fortabat invirtió para que Loma Negra, el equipo olavarriense homónimo de su empresa cementera, jugara en Primera División: el experimento duró tan sólo un año y su máximo hito fue un amistoso ante la Selección de la Unión Soviética. En 1990, la siderúrgica Siderca puso sus pies en Villa Dálmine, club tradicional de Campana, para cambiarle el nombre y hacer a un costado su historia: su gente no lo permitió y, al tiempo, el Viola volvió a sus raíces. En la temporada 1993/1994, Torneos y Competencias, por entonces propietaria de los derechos televisivos del fútbol, se hizo con el gerenciamiento de un maltrecho Argentinos Juniors y, aunque suene increíble, lo llevó a jugar de local en Mendoza, a más de 900 kilómetros de La Paternal. También en 1994, Eduardo Seferian, propietario de la empresa textil Tipoití y fundador y primer presidente de Deportivo Mandiyú de Corrientes, le entregó los destinos del club a Roberto Cruz, en aquel momento diputado nacional y director del Ceamse. El flamante dueño de la institución pateó el tablero con la contratación de un entrenador que, aunque recién le habían cortado las piernas en el Mundial de Estados Unidos 1994, todavía no se había divorciado de su condición de jugador: Diego Maradona. ¿El resultado final de esa historia? Mandiyú perdió la categoría, por su situación económica tuvo que fusionarse con Huracán de Corrientes para afrontar aquella temporada del Nacional B y, más tarde, el club quebró, desapareció y estuvo inactivo desde 1995 hasta 2010. Los antecedentes de manos privadas en los cajones del patrimonio de los socios y las socias son, tal vez, el mejor método para interpretar y releer las experiencias vividas por los clubes sociales transformados, circunstancialmente, en sociedades deportivas. Los y las hinchas de Racing de Avellaneda, quizá, tengan más de un fundamento para explicar la importancia de ser eso que rezaba la frase en la camiseta de la Academia, allá por 2015, tras el corrosivo manejo de Blanquiceleste S.A.: “Dueños de una pasión”.

Es cierto que los clubes, para ayudar, también necesitan ayuda. Ferro Carril Oeste fue el primero en solicitarle asistencia al Estado, que no miró para otro lado y, al igual que las instituciones sociales en este escenario adverso, dijo presente. El programa Repro –Programa de Recuperación Productiva-, inicialmente orientado al apoyo económico a Pymes, aceptó el pedido de aquellos clubes que siguieron la línea del Verdolaga de Caballito. Además, Matías Lammens, a través del Ministerio de Turismo y Deporte, lanzó el programa Clubes en Obra, destinado a mejorar la infraestructura de diversas instituciones deportivas y sociales de todo el país mediante una inversión cercana a los 500 millones de pesos. Esto se sumó a la iniciativa RED –Recuperación de Entidades Deportivas-, llevada adelante por la Secretaria de Deportes de la Nación: un esquema de subsidios de hasta 60 mil pesos al cual ya accedieron más de dos mil clubes de barrio. “Todos los argentinos y argentinas sabemos la importancia que tienen los clubes y el rol que desempeñan”, aclaró Lammens al momento de anunciar estas medidas. Pero ¿realmente lo sabemos? Por si acaso, nunca está de más recordarlo.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio, de una forma u otra, le dio reinició a un partido que nunca termina y a un torneo del cual los clubes siempre participan: ese en el que se pone en juego el valor y significado de la palabra que muchos, casi todos, llevan entre las iniciales de sus escudos. Chaco For Ever, Alianza de Cutral Có, Sol de Mayo, Camioneros, Estudiantes de Río Cuarto, Belgrano, Talleres e Instituto de Córdoba, Juventud Unida y Estudiantes de San Luis, Olimpo de Bahía Blanca, Sportivo Las Parejas, Almirante Brown de Lules y Guillermo Brown de Puerto Madryn son sólo algunas de las instituciones que, a lo largo y ancho del país, salieron a mostrar y demostrar de qué se trata eso de ser sociales, además de clubes. Talleres de Remedios de Escalada, All Boys, Argentinos Juniors, Vélez, Ferro Carril Oeste, Nueva Chicago, Dock Sud, Lanús, Gimnasia y Esgrima La Plata, Villa San Carlos, Cambaceres y muchos otros, en Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, también se pusieron la camiseta social, que no es la misma que utilizan las sociedades.

El coronavirus vino a llevarse puesto el fútbol, pero trajo algo mucho más valioso que tres puntos o una clasificación a una copa. Ganar el partido social representa, en el torneo de la identidad y la importancia de los clubes en la sociedad, la posibilidad de dejar de manifiesto, una vez más, que los clubes son sociales, por y para la sociedad, y no sociedades para unos pocos. Porque, en época de pandemia y aunque no ruede la pelota, los clubes juegan el campeonato que jamás dejan de jugar y para el que, en esencia, fueron fundados: ser sociales. Y ahora, en cuarentena, aún más.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

De ser arquero a marcar a Neymar y jugar en la Selección: todas las vidas de Gino Peruzzi

Publicado

el

Con 28 años, Gino Peruzzi vivió varias vidas dentro de una misma en su carrera deportiva. Desde 2019 viste la camiseta de San Lorenzo de Almagro, pero su recorrido ofrece tantas experiencias como anécdotas. De su Corral de Bustos natal, en Córdoba, surgió para patear sus primeras pelotas en Social Corralense y, más tarde, comenzar a coleccionar historias: fue dirigido por su padre, marcó y controló al Neymar indomable de Santos, jugó en la Selección argentina y hasta anduvo por Italia y Uruguay. Todas y cada una de las vidas futbolísticas de Peruzzi, en este informe de Interior Futbolero.

📌 El defensor nació en Corral de Bustos, Córdoba, el 9 de junio de 1992.

📌 Dio sus primeros pasos en Social Corralense. Ha jugado de arquero, aunque también disfrutaba de hacer goles.

📌Ya como profesional, llegó a Buenos Aires para jugar y debutar en Vélez en 2011.

📌 Estuvo convocado para jugar un amistoso en 2012 con la Selección Argentina. En total jugó cinco encuentros con la celeste y blanca.

📌 Entre 2013 y 2015 tuvo su primera experiencia en el exterior: vistió la camiseta del Catania italiano.

📌 En 2015 firmó con Boca Juniors. Estuvo en el club durante cuatro años, en donde consiguió tres campeonatos de Primera División y una Copa Argentina.

📌 Disputó en 2018 once partidos en Nacional de Uruguay.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

#GranMundialIF: ¡MAÑANA, LA SÚPER FINAL!

Publicado

el

Mañana se desarrollará la gran final del apasionante Mundial de IF, el más federal de las redes sociales que abarca a una gran cantidad de clubes de diferentes puntos del país y de todas las categorías.

A partir de las 17 y a través de nuestro Twitter (@interiorfut) e Instagram (@interiorfutbolero) Sarmiento de Resistencia y Racing de Córdoba animarán esta finalísima que tendrá el condimento de que se enfrentan dos equipos que no accedieron al partido decisivo del campeonato anterior organizado por INTERIOR FUTBOLERO (Chaco For Ever y Gimnasia y Tiro definieron el torneo).

Cabe destacar que se define en conjunto sumando los votos de ambas redes sociales para decretar al nuevo equipo ganador del Mundial de IF.

Como dato de color, Interior Futbolero te va a traer la inauguración del historial entre ambos, ya que de manera profesional nunca se vieron las caras.

El elenco chaqueño llegó a este encuentro definitivo luego de vencer en semifinales al Albo salteño, en tanto los cordobeses vencieron a Olimpo de Bahía Blanca.

Previamente el camino La Academia fue de esta manera:

64vos de final: vs Instituto

32vos de final: vs Estudiantes de Río Cuarto

16vos de final: vs Atlético Rafaela

Octavos de final: vs Gimnasia de Concepción del Uruguay

Cuartos de final: vs Cipolletti

Semifinales: vs Olimpo

FINAL: MAÑANA VS SARMIENTO DE RESISTENCIA

En tanto, el equipo de la provincia chaqueña siguió este camino:

64vos de final: vs Chaco For Ever

32vos de final: vs Villa Alvear

16vos de final: vs Gimnasia de Jujuy

Octavos de final: vs Sarmiento (J)

Cuartos de final: vs Juventud Unida (SL)

Semifinales: vs Gimnasia y Tiro de Salta

FINAL: MAÑANA VS RACING DE CÓRDOBA

¡RECORDÁ NO OLVIDARTE DE VOTAR A TU EQUIPO!

¿Veremos alguna final en la realidad entre Racing y Sarmiento (R) por algún ascenso?

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

Destacado desempeño de Racing de Córdoba en el Regional Amateur 2020

Publicado

el

La Academia comenzó el campeonato con goleada, 4-0 frente a 9 de Julio de Freyre, y logró cosechar una serie de triunfos. La excepción fue la fecha 5 frente a Las Palmas, partido que igualó 2-2.

 

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

#GranMundialIF: ¡Sarmiento de Resistencia y Racing de Córdoba son los finalistas!

Publicado

el

La final de nuestro #GranMundialIF la animarán el Decano chaqueño y la Academia cordobesa. Ambos vencieron por márgenes muy ajustados a Gimnasia y Tiro -defensor del título- y a Olimpo, respectivamente. Participá de la instancia decisiva del certamen futbolístico más federal de las redes sociales para saber cuál de ambos resulta ser el que tenga más aguante en el Interior en nuestras cuentas de Twitter (@InteriorFut) e Instagram (@interiorfutbolero).

Así se definieron ambas semifinales:

  • GIMNASIA Y TIRO 2102 (49.55%) VS. SARMIENTO DE RESISTENCIA 2140 (50.45%)

Batacazo del Aurirrojo, que le impidió al Albo de llegar otra vez a la final de nuestro torneo nacional para reedituar su título de la edición pasada. La ajustada cifra de 38 votos fue la diferencia que permitió que el Decano chaqueño pudiera alzarse la victoria frente al Millonario salteño.

  • OLIMPO 1700 (49.46%) VS. RACING DE CÓRDOBA 1737 (50.54%)

La Academia cordobesa se dará el gusto de disputar la instancia decisiva de nuestro campeonato federal tras derrotar al Aurinegro bahiense en un cruce también igual de peleado ya que fueron 37 votos -uno menos que la otra semifinal- la brecha que le permitió erigirse como finalista.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

#GranMundialIF: ¡Estos son todos los equipos semifinalistas!

Publicado

el

Se definieron los 4tos deFinal de nuestro #GranMundialIF. ¡Conocé a los 4 equipos clasificados a las semifinales!  No dejes de seguir participando del certamen futbolístico más federal de las redes sociales para que tu equipo sea el que tenga más aguante en el Interior en nuestras cuentas de Twitter (@InteriorFut) e Instagram (@interiorfutbolero).

  • GIMNASIA Y TIRO 1758 (54.26%) VS. ALVARADO 1482 (45.74%)

El Albo salteño, monarca vigente de nuestra edición anterior, persiste en su anhelo de repetir el título. El Millonario se cargó al Torito marplatense por 276 votos.

  • SARMIENTO DE RESISTENCIA 1891 (54.88%) VS. JUVENTUD UNIDA DE SAN LUIS 1555 (45.12%)

El Decano chaqueño dejó fuera de carrera al Juve puntano. El aguante al Aurirrojo superó por 336 votos al del Auriazul.

  • OLIMPO 1130 (51.88%) VS. TALLERES DE CÓRDOBA 1048 (48.12%)

El apoyo al Aurinegro bahiense mató todo tipo de esperanza a la del Matador cordobés ya que lo batió por 82 votos.

  • GODOY CRUZ 934 (44.51%) VS. RACING DE CÓRDOBA 1163 (55.49%)

La Docta de todos modos tendrá un representante semifinalista gracias a la Academia, que le arruinó el pasaje al Expreso mendocino al imponerse por 229 votos.


Las semifinales de ambos cuadros de nuestro #GranMundialIF quedaron determinadas así:

  • GIMNASIA Y TIRO VS. SARMIENTO DE RESISTENCIA
  • OLIMPO VS. RACING DE CÓRDOBA

 

 

Comentarios

Mostrar Todo
P