Diego Flores y Pablo Quiroga: la cuota de Interior que acompaña a Marcelo Bielsa

Detrás de todo gran entrenador hay también un excelso equipo de trabajo. Hombres cuya labor puede tener poca exposición, pero goza también de un valor más que importante. Son los profesionales en los que el técnico se apoya a la hora de ejecutar sus decisiones, aunque sea él quien tenga la última palabra. En el caso de Marcelo Bielsa, quien devolvió al Leeds a la Premier League, a sus asistentes los enviste un aroma especial. Un aroma del Interior argentino.

 

Por Julián Malek

 

Después de dos años de gestión, con sendos altibajos que contemplaron alegrías y tristezas, finalmente Marcelo Bielsa lo consiguió. Luego de 16 temporadas en el ascenso inglés, el Leeds United retornó a la Premier League, con el “Loco” como máximo agasajado en los festejos. Sin embargo, la mano de él no fue la única tendida. Detrás de él hay todo un cuerpo técnico que le sirvió como apoyo, para refrendar todo movimiento y acrecentar su certeza a la hora de dar indicaciones. Diego Flores y Pablo Quiroga son dos de ellos, nombres que resuenan en el fútbol del interior.

El primero de ellos tiene 36 años, y en la Liga Cordobesa lo conocen muy bien. Debutó como jugador en el 2000, en Las Flores. Su carácter e indicaciones dentro del campo de juego permitían atisbar un promisorio futuro como entrenador. En 2013 fue cuando abandonó la práctica con los cortos, luego de pasar por Sportivo Belgrano de Almafuerte; Progreso de Noetinger y El Trébol de El Tío. Sin embargo, su rumbo desde el banquillo recién comenzaba.

Diego Flores en Sp. Belgrano de Almafuerte (Foto: Mundo D)

Luego de recibirse como entrenador nacional y licenciado en educación física, ejerció la primera de las profesiones en Sportivo Belgrano de Almafuerte; en la sexta de General Paz Juniors y en un plantel de niños del Taborín. Tras estos trabajos, partió al viejo continente. Recaló en el FC Kingswood de Irlanda, comandando la U-17, con el objetivo secundario de perfeccionar su inglés. Su gran desempeño le valió ser contactado por Bielsa, quien lo sumó a su equipo, cuando estaba a cargo del Olympique de Marsella.

Pablo Quiroga, en tanto, nació el 1983, en la localidad bonaerense de Colón. Luego de graduarse, su primer trabajo lo obtuvo ayudando para Atlético El Fortín, club de sus tierras. Horacio García fue quien cambió su vida, un estrecho amigo de Bielsa que le recomendó al “Loco” incorporar al colonense a sus filas, tras observar su labor en el mencionado club. Para el 2007, ya estaba acompañando al rosarino en la Selección de Chile, reemplazando a Alfredo Berti.

Pablo Quiroga junto con Bielsa (Gentileza: Leeds)

Hoy en día, ambos siguen ligados al santafesino. Ambos lo ayudan con análisis de video y recomendaciones. Ambos lo abrazan en los festejos y palmean sus hombros en los lamentos. Ambos son artífices también, al fin y al cabo, del emotivo ascenso.

P