Redes Sociales

HISTORIAS DE VIDA

La predicción de Sergio Busciglio, descubridor de Licha López

Publicado

el


El DT que le enseñó a cabecear al defensor vaticina un cabezazo goleador de su pollo para que Boca pase a la final. Y cuenta la particular historia del día que lo probó… ¡de 9!

“Disculpe, Busciglio. ¿No me puede probar al nene? Es bueno, juega de 9, pero se probó en un par de clubes y no quedó. Vivimos acá, a dos cuadras. ¿Usted podría hacerme el favor?”.

Busciglio era Sergio Busciglio, el coordinador de Fútbol de la Academia Ernesto Duchini, en VIlla Constitución, límite entre las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos. Quien hablaba subida a una bicicleta era Alejandra, la mamá de Lisandro. Y Lisandro, que oía a un costado, no era otro que Lisandro López, actual zaguero de Boca y una de las cartas de gol del equipo de Alfaro pensando en la semi de mañana. La escena transcurrió hace 13 años, allá por el 2006, y cambió para siempre la vida de Licha, de Alejandra, de Busciglio y quizá, también, pueda cambiar la de Boca.

Es que el DT no sólo le hizo un lugar en la Academia: también le encontró el puesto y le enseñó a cabecear, el gran fuerte del zaguero que será titular en la semi contra River. “No tengo dudas de que va a meter un gol. Centro desde la derecha y le cambia el palo a Armani con el parietal. Gana Boca con gol de Lisandro y pasa a la final”, vaticina Busciglio, hoy DT de Defensores de Las Paredes de San Rafael.

Licha empezó a perfeccionar el cabezazo desde muy chico, hasta convertirse en un especialista en la materia. En Boca lleva cinco goles en 30 partidos. Salvo contra Paranaense, el resto los metió de cabeza: Belgrano, San Martín de Tucumán, Argentinos y San Lorenzo. Pero nada es casualidad. “El primer paso fue buscarle posición. Lo vi jugar un ratito y 9 no era. Lo probé de 8, y tampoco. Lo puse de 4 y la primera pelota que tocó la paró de pecho y salió jugando con una categoría terrible. Y ahí dije: ‘éste es defensor’. Lo puse de último hombre y no lo saqué nunca más”, cuenta Busciglio, ex cazatalentos de Boca durante la época de Jorge Griffa, quien había llegado a Duchini en el año 2000 con la misión de recorrer el país y elegir a los mejores valores de cada provincia.

Pero un ejercicio que marcó la carrera del zaguero: el “corner-gol”. cinco jugadores por lado y a cabecear en cada arco tanto en ataque como en defensa. Licha tenía 16 años. Y enseguida fue subido a la Primera. Es más: fue parte del equipo que ascendió al Federal B (la Academia desistió de jugar en esa categoría para dedicarse sólo a la formación).

“Lichi jugaba dos categorías adelantado. No era tan alto, pero de arriba era una garantía. Después pegó un par de estirones en Chacarita y en Arsenal. Los abuelos maternos eran altos, por eso sabíamos que tenía todo para triunfar”, explica Busciglio, quien mañana estará prendido al televisor para ver a su pollo.

Algo más sobre Busciglio

Sergio Rubén Busciglio se define como un “laburador del fútbol”, un tipo que vive el compás de la pelota y la remó siempre desde abajo, aunque con muy buenos resultados. Volante por derecha, hizo Inferiores en Rosario Central pero debutó en Primera en Temperley, en 1985, de la mano de un DT con pasado en Boca: José María Silvero.

Tras su paso por el Gasolero, emigró a San Martín de Mendoza, donde anduvo tan bien que fue transferido al exterior, donde desarrolló gran parte de su carrera en países de Centro América: Xelaju Mario Camposeco de Guatemala (1987-1989), Súper Estrella de Danly de Guatemala (1990), Addet de El Salvador (1990) y Unión Generaleña de Costa Rica (1992). Desde allí saltó al Melgar de Perú (1993) y luego regresó a la Argentina para retirarse en Talleres de Perico, en el Argentino A.

Pero lo suyo, descubrió con el tiempo, era la formación. El enseñarles a los chicos a jugar a la pelota. Así fue cómo llegó a formar parte del equipo de trabajo de Jorge Griffa y Lito Isabella en Boca, con Macri como presidente, allá por finales de los 90. El Xeneize le pagaba $1.000 por cada jugador que acercaba al club.

Del 99 al 2000 fue secretario técnico de Ferro, que por entonces jugaba en Primera, dirigido por el inolvidable Cacho Saccardi. Y del 2001 al 2008 se desenvolvió como coordinador general de la Academia Ernesto Duchini, de donde surgieron, además de Lisandro López, jugadores como Ariel Garcé, Juan Pablo Carrizo, Federico Taborda, Gervasio Núñez, Franco Sbuttoni y José San Román.

Como DT cuenta con una vasta trayectoria en el Federal A y B: Villa Dolores (Catamarca), Gimnasia de Concepción -dos etapas- (Entre Ríos), Cruz del Sur (Bariloche), El Linqueño (Lincoln), Boca de Río Gallegos, San Martín de Mendoza, Huracán de San Rafael (Mendoza) y Las Paredes de San Rafael, su club actual.

Entre sus logros más importantes se destacan una semi de Argentino A con Gimnasia de Concepción; una final de Argentino B con Villa Dolores; una semi de Argentino B con El Linqueño; un bicampeonato de liga local con Boca de Río Gallegos; otra final de Argentino B con San Martín de Mendoza (y clasificación a la Copa Argentina) y una semi del mismo torneo con Huracán de San Rafael, también con boleto para la Copa Argentina. Además, salvó del descenso a Huracán de San Rafael y va por el mismo objetivo con Las Paredes de la misma ciudad.

                                 

                               Busciglio con la camiseta del debut de Lisandro López en Chacarita.

FUENTE: Diario Olé

Comentarios

Espacio Publicitario
CLICK PARA COMENTAR

DEJÁ TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comunidad IF

Gonzalo Urquijo: trenes, sueños y tractores

Publicado

el

Muchos dicen que el tren pasa sólo una vez en la vida. Que las oportunidades se presentan ante nosotros, y no tomarlas implica desestimarlas sin posibilidad alguna de retractarse. Pero podríamos decir que mi caso no es ese. Ese tren pasó delante mío al menos en tres ocasiones, y si se quedan hasta el final puede que comprendan por qué.

 

Por Gonzalo Urquijo

 

Editado por Julián Malek 

Para empezar, no podría haber llegado ni a la estación si seguía la filosofía familiar. Mis padres eran personas de campo, con nulo contacto con el fútbol. El ocio para ellos deambulaba por otros menesteres, pero el mío apuntaba a la pelota. Esa con la que se me puede ver en viejas fotos, cuando tenía cerca de seis años. Esa con la que me despertaba, y también con la que me iba a dormir. Jugué en soledad primero, y con mis vecinos después. Eran otros tiempos, con menos Play Station y más potrero. Los picaditos que en ellos se armaban casi que podían disimular la falta de un club con fútbol en Bellocq.

Ah, no les hablé de Bellocq. Es donde nací, mi lugar en el mundo. A 45 kilómetros de Carlos Casares pueden encontrar a unos 600 de nosotros. Si bien hay dos entidades que al día de hoy tienen al fútbol como una de sus actividades, en mi infancia eran para la gente del campo. Jugaban a las bochas, y esas cosas. De todos modos, no me quejo. Puede que, de ser diferente, nada de lo posterior hubiese ocurrido.

Fue en “Club Atlético Picaditos después de la escuela” que un amigo me sugirió jugar con él en Huracán de Carlos Casares, cuando tenía ocho años. A esa corta edad yo viajaba los viernes en micro hasta la cabecera del partido, donde me recibía el entrenador y me quedaba a dormir en su casa; el sábado jugábamos y por la noche de ese mismo día, o por la mañana del domingo, me volvía en un remís a mi casa. Mi vida era un ida y vuelta constante entre las dos localidades, incluso cuando a los 14 pasé a Atlético Casares. Pocas cosas cambiaron en aquel momento: mi hospedaje transitorio eran los hogares de tíos o amigos, y las vueltas a Bellocq eran a dedo. Todo valía el esfuerzo: ya estaba en la Primera.

Dos años después pasó el primer tren. Había salido goleador en los últimos torneos y me consiguieron una prueba en Boca. Estuve una semana en la pensión, y en los entrenamientos me iba bien, metía varios goles. Pero extrañaba. Extrañaba mucho a la familia, a mis amigos. Cuando terminó esa evaluación el técnico me ofreció quedarme, que volviese a mi pueblo y meditase si quería tomar aquella propuesta. Después de 15 años, aún tengo en el debe visitar Casa Amarilla para declinar la oferta. Mejor tarde que nunca.

En pleno proceso creativo.

El segundo tren llegó un tiempo después, pero el proceso fue el mismo. Gimnasia y Esgrima La Plata posó sus ojos en mi, pero los míos sólo apuntaban a mis pagos. La ciudad de las diagonales y Bellocq están en la misma provincia, pero aún así casa estaba muy lejos. Demasiado para mi gusto.

Sin embargo, la capital bonaerense me vio volver años más tarde. Mamá entendía que mi pasión era el fútbol, pero quería que estudie. Una montaña de libros sobre materias ligadas a la educación física y los partidos en la Liga Casarense resumían bien mi vida por aquel entonces. Hasta que pasó mi último tren.

Yo no entendía nada. Un tal Bernardo Grobocopatel, de quien el apellido me sonaba pero jamás había visto, quería hacer un club con el que tenía proyectado jugar en la B Nacional dentro de siete temporadas. Pensé que estaba loco, que eran mis amigos haciéndome una joda, pero accedí a una charla de café.

Agropecuario no nació en cuna de oro, quiero que lo sepan. Nuestro lugar de entrenamiento se alternaba entre el Parque San Esteban y el predio de atletismo del CEF. Incluso el Ofelia Rozensuaig no existía al principio, por lo que hacíamos de local en Boca de Carlos Casares en los primeros torneos. Eso sí, conforme pasaban las temporadas, más cosas nuevas veías. Era ir a entrenar y toparte con instalaciones recién inauguradas. La apuesta era grande, y debíamos responder en consecuencia.

Al año llegó la invitación para el Argentino B, un torneo durísimo de verdad. Eramos 120 equipos peleando por apenas tres o cuatro ascensos. Imagínense una bandada de aves, desde pichones hasta halcones, a las que se pone a disposición solo un puñado de comida. Algo parecido era la liga. Había pichones y había halcones, pero el recorrido era símil para todos.

Yo soy el del medio, en Atlético Casares.

La forma en que salimos de ahí, hace cuatro años, fue digno de un cuento. Por una reestructuración fuimos cerca de 60 clubes esa ocasión, aunque con solo dos ascensos en juego. Después de una fase de grupos brillante y duelos eliminatorios para el infarto, llegamos a la final con Desamparados. Todavía me acuerdo esos dos goles en San Juan. Cada uno fue una puñalada a la ilusión. Un halcón se llevaba la comida, justo frente a nosotros.

Pero llegó el RCP (Reanimación cardiopulmonar) a nuestras esperanzas. El descenso de un indirectamente afiliado en la B Nacional derivó en la apertura de un tercer ascenso en el Federal B. Dos partidos a todo o nada con San Martín de Formosa, primero allá y después acá. Jamás voy a olvidar esos tres días más que agitados, el apoyo de la gente en Casares, la presión de no perder en el norte. La alegría, el fervor y la enorme movilización, cuando la suerte nos sonrió en los penales.

Jugar un Federal A era distinto a todo lo que vivimos. Era codearse con equipos históricos del fútbol nacional. Gimnasia y Esgrima de Mendoza, Gimnasia y Tiro de Salta. En lo personal, me impactaba pensar en que iba a jugar contra Alvarado en el José María Minella. Ese estadio que veía de chico, durante los torneos de verano. La piel se me eriza al recordar esa sensación, esas imágenes del pasado y el presente que ahora se superponían.

Si ascendimos entrando por la ventana, créanme que las etapas de ese torneo las pasamos por un ventiluz. ¿La primera fase? Nos salvó un empate de Ferro de Pico. ¿La segunda? Clasificamos al Pentagonal Final como mejor tercero. El grupo estaba bien, todos tirábamos para adelante. Pero faltaba algo, no sabíamos qué era. De igual forma, no importó. Ganamos tres de los cuatro duelos, quedando libres la última fecha.

Mi último gol en el Federal A, en el último partido en el Federal A (Foto: Orsai Casares)

Aún me acuerdo de ese día. Antes del mediodía todo el grupo ya estaba reunido en una casa, con asado de por medio. Cuando el reloj marcó las 12, prendimos la televisión y vimos atentos el partido de Gimnasia y Tiro contra Gimnasia de Mendoza. Los pondré en contexto: necesitábamos que los últimos del Pentagonal, que alineó muchos suplentes, no perdiera contra uno de los mejores equipos del torneo. Todos daban por sentada la victoria de los cuyanos; incluso ya se había dicho que el desempate contra nosotros sería en Córdoba. Mucha especulación para un increíble desenlace.

Tres días estuve sin voz, y no sé por cuál de todas las cosas de aquella tarde. El gol de los salteños, el pitido final que se traducía en nuestro ascenso, la caravana hasta la cancha, otra hasta el centro de la ciudad. Nunca vi tanta gente en las calles de Casares como aquella vez, jamás en toda mi vida.

Una imagen quedó grabada en mi cabeza. Aquel tractor rojo y verde al que decidí subirme, que pertenecía al hermano de un vecino que los coleccionaba. Por encima de todas las cabezas me acordé de mil y un cosas. Principalmente de mis padres, que no pudieron estar por trabajo (cierto, no les conté… ¡Se hicieron mega futboleros! Mi padre hasta me marcaba errores…). Pero también rememoré aquella pelota de mi niñez; el potrero; ese micro que iba y venía de Casares a Bellocq los viernes.

También recordé los trenes que dejé pasar. Sin embargo, me aferré fuerte a ese tractor, sin arrepentimientos. Después de todo, simbolizaba el vagón al que decidí subirme mucho tiempo atrás.

Mi tercer tren y yo.

Comentarios

Mostrar Todo

HISTORIAS DE VIDA

Mariano Moramarco, un DT que promete dar que hablar en el Interior

Publicado

el

Mariano Moramarco nació hace 39 años en la localidad de Roque Saenz Peña, Chaco. Fue futbolista y ahora se desempeña como DT en el ascenso.

 

Yo dejé de jugar a los 30 años, joven. En Morón fui compañero de Román Martínez, con quien hasta el día de hoy tengo contacto. Se notaba en sus principios que la iba a romper”, declaró.

 

Luego de colgar los botines, recibió el llamado de Fabián Nardozza, quien lo invitó a trabajar con él en su cuerpo técnico: “Ya me había recibido de director técnico porque desde que empecé a jugar, siempre supe que quería serlo. Acepté su invitación y trabajé 6 años siendo su ayudante de campo”, contó.

                                                               

Estudiantes de Caseros. Reconocimiento del campo de juego en Catamarca previo al duelo histórico frente a River Plate. 

Tras ascenso con Los Andes

 En ese transcurso, estuvo en Acassuso, Platense, Los Andes – logró el ascenso a la vieja B Nacional y mantuvo la categoría- y Estudiantes de Caseros, donde por Copa Argentina eliminó al River de Ramón Díaz, al Banfield de Matías Almeyda y al Defensa y Justicia de Miguel Almirón.

 

Posteriormente, se abrió y comenzó su propia carrera como entrenador, donde tuvo experiencia en Margarita FC –Segunda División de Venezuela- , San Miguel y Acassuso en la Primera B Metropolitana. Actualmente, tomó las riendas de Atenas de Río Cuarto.

 Margarita FC – Segunda división de Venezuela

San Miguel

Apenas mi representante, Hernán Narinsky, de la empresa Management Narinsky, me comentó la posibilidad de ir a Córdoba. Le dije que sí sin dudarlo porque me moviliza mucho el fútbol del Interior. Los equipos tienen una provincia atrás, son muy genuinos y apasionados. Es una plaza muy importante para todos los técnicos”, subrayó.

 

En relación a cómo atraviesa el párate futbolístico debido a la pandemia por coronavirus, explicó: “Miro muchísimo fútbol, desde partidos viejos de ligas de Argentina hasta algunas que ya arrancaron como la de Armenia, Costa Rica, Serbia, etc. Siempre se aprenden cosas nuevas. Soy un apasionado de mi trabajo, por eso trato de ir planificando entrenamientos, metodologías de juego y preparaciones físicas para luego brindarle todas mis herramientas a los jugadores con el fin de que exploten todas sus virtudes”.

 

Por último, se refirió a las características de sus equipos y sentenció: “Son muy ordenados e intensos, con disciplina táctica y que te van a correr los 94 o 95 minutos de juego. Me gusta el ataque directo y practico”. Y concluyó: “Valoro el profesionalismo, orden y humildad”.

 

Sin dudas, un técnico que con su juventud, sabiduría, fortaleza mental y hambre de gloria, promete dar que hablar en el fútbol del Interior.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

Murió Mauricio “El Turco” Hanuch, ex jugador de Olimpo y Talleres

Publicado

el

Mauricio Hanuch, reconocido exfutbolista con pasado en Olimpo y Talleres, falleció a los 43 años a causa de un cáncer de estómago. Ya había estado grave de salud hace diez años, cuando debió ser intervenido por una insuficiencia renal.

Hanuch, quien tras su retiro de la actividad profesional en 2009 se dedicaba a ser un nexo comercial entre jugadores argentinos y clubes portugueses, descubrió que tenía un tumor estomacal durante su estadía en el país luso el año pasado, en la cual cerraba los traspasos de Agustín Marchesín y Renzo Saravia al Porto. Regresó a la Argentina para operarse de urgencia. La intervención quirúrgica duró cerca de seis horas, en la que consiguieron extirparle el tumor pero que sin embargo, no pudo evitar que debiera someterse a la quimioterapia, de la cual no pudo sobreponerse.

A fines de 2010, debió ser sometido a un trasplante de riñón, tras sufrir una insuficiencia renal grave que provocó que funcionara al mínimo de sus posibilidades. El Turco recibió la donación que precisaba gracias a su hermana Yanina, cuyo órgano tenía el mayor grado de compatibilidad. Al culminar esa operación, el exmediocampista ofensivo se recuperó de tal modo que hasta hace poco tiempo después se animó a volver a jugar la pelota con sus afectos.

El exmediapunta, nacido en Ciudad Evita, tuvo un breve pero recordado paso por el Interior. Disputó la temporada 2003/2004 en Olimpo, en la cual aseguró la permanencia del equipo bahiense en Primera. Luego de esa experiencia en el Aurinegro, donde jugó 27 partidos y anotó dos goles, se marchó a Córdoba. Llegó a Talleres como uno de los refuerzos estelares tras el descenso de la T a la B Nacional en 2004 con la idea de poder retornar a la máxima categoría. No obstante, tan sólo estuvo en nueve encuentros y anotó apenas un tanto en ese primer semestre y el fideicomiso que gerenciaba al Tallarín de Barrio Jardín -había quebrado en diciembre de aquel año-, optó por rescindirle su contrato.

En nuestro país también lució las camisetas de Platense -donde debutó-, Independiente, Estudiantes de La Plata, Deportivo Morón. Defensores de Belgrano y Nueva Chicago. Su trayectoria incluyó también un periplo internacional ya que emigró para jugar en las ligas de Portugal (Sporting Lisboa y Santa Clara), España (Badajoz), Brasil (Río Branco) y Albania (Dinamo Tirana). Decidió colgar los botines en el Calamar de Saavedra, el club que resultó ser su segundo hogar y siempre lo cobijó como un hijo pródigo.

Comentarios

Mostrar Todo

Comunidad IF

IG Live junto a Ricardo Giusti

Publicado

el

Ricardo Giusti, ex jugador de Newell´s , Independiente y campeón del Mundo con la Selección Argentina en 1986, dialogó a través de IG Live con Interior Futbolero. Anécdotas, club que preside en Albarellos y mucho más en una entretenido mano a mano.

📌 Nació en Albarellos, un pequeño pueblo en la Pronvincia de Santa Fe
📌 Hoy es Presidente del Club de su pueblo – Sportivo Albarellos
📌 Fue Campeón del Mundo 🏆en 1986 con la Selección Argentina 🇦🇷
📌 Infinitas cantidad de anécdotas junto a Ricardo Bochini ⚽

Comentarios

Mostrar Todo

HISTORIAS DE VIDA

Velaron los restos de Tomás “Trinche” Carlovich

Publicado

el

Esta mañana, en el estadio Gabino Sosa, velaron y homenajearon al difunto Tomás “Trinche” Carlovich ante la presencia de  familiares e hinchas del club Central Córdoba de Rosario, en donde Carlovich supo ser ídolo.

El día de ayer fue confirmado su fallecimiento, tras no sobrevivir a una fuerte golpiza que recibió cuando le robaron su bicicleta en la ciudad de Rosario.Tanto sus allegados como dirigentes y simpatizantes de la institución rosarina se congregaron para despedir a una de las leyendas del fútbol argentino.

Cabe aclarar que este velatorio fue autorizado manteniendo distancia entre las personas y con el uso de barbijos, ya que la cuarentena sigue en la ciudad santafesina.

Comentarios

Mostrar Todo

HISTORIAS DE VIDA

Murió Tomás Felipe “El Trinche” Carlovich, prócer mítico del fútbol rosarino

Publicado

el

En el Charrúa, donde consiguió el título y el ascenso a Primera B en 1973, estuvo en cuatro etapas: 1972-1974, 1978, 1980-1983 y 1986, anotando 28 goles en 236 partidos.

El histórico crack de Rosario que supo disfrutar Central Córdoba en toda su plenitud falleció a los 74 años producto de un derrame cerebral tras ser víctima de una violenta y absurda golpiza por parte de un delincuente que quiso robarle la bicicleta en su Rosario natal.

El fútbol argentino está de luto. El “Trinche” Carlovich dejó de existir este viernes luego de sufrir un ridículo crimen en la Zona Oeste de Rosario. El miércoles pasado, cuando circulaba en su bicicleta en las intersecciones de Paraná y Eva Perón, un joven inadaptado le dio una cruel e innecesaria paliza para intentar sustraerle su vehículo. El malviviente interceptó al símbolo futbolero rosarino que supo brillar en los ’70 y los ’80 y le propinó un golpe que lo tumbó al suelo. El impacto de la caída fue de tal gravedad que dejó inconsciente al exfutbolista ya que le provocó una hemorragia cerebral que resultó fatal. 48 horas más tarde, Carlovich perdió la vida en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez de la ciudad santafesina.

¿Quién fue Tomás Felipe Carlovich? Un talento ilustre del ascenso argentino que perdurará en la memoria de todo futbolero pese a no tener registro fílmico de sus hazañas en el campo de juego las cuales trascendieron a través del boca en boca de generación en generación. Dichas anécdotas lo condecoraron como una leyenda urbana a tal punto que quienes supieron disfrutarlo en acción afirman haber sido el mejor jugador que pisó una cancha de fútbol de nuestro país, incluso por el propio Diego Armando Maradona. Todos coinciden que el Trinche fue un crack que no trascendió el éxito ya que aborrecía la disciplina necesaria que debía encarar un futbolista profesional. Nunca le gustó entrenar.

Siempre fue el Trinche. Nadie jamás lo conoció por su nombre de pila. Nunca supo el motivo que le valió hacerse acreedor de su apodo exclusivo. Carlovich, que fue el menor de los siete hijos de un inmigrante plomero croata que se radicó en Rosario, forjó su amor por la pelota en el Barrio Belgrano donde se crió toda su vida. Se inició futbolísticamente a los 15 años en las divisiones inferiores de Rosario Central donde encontraría su lugar en la cancha como volante central. A los 16 se fue a préstamo al Sporting de Bigand y se coronó campeón de la Liga del Sur. Retornó a Arroyito para debutar en Primera División cuatro años después. Sin embargo, en el Canalla jamás pudo asentarse y decidió marcharse de la Academia, hasta que recaló en Central Córdoba, la institución de su ciudad que se convertiría en su segunda casa.

Para mí, jugar en Central Córdoba fue como jugar en el Real Madrid”, confesó alguna vez el Trinche. En el Charrúa, Carlovich estuvo en cuatro etapas y disputó nueve temporadas: de 1972 a 1974, en 1978, de 1980 al 83 y durante 1986, anotando 28 goles en 236 partidos. Como frutilla del postre a su estadía con la camiseta del club de sus amores, conquistó el título y el ascenso a Primera B en 1973.  Además de regalar alegrías a quienes asistían a verlo al Gabino Sosa de Barrio Tablada -entre ellos, afirman que incluso iba Marcelo Bielsa-, también vistió las camisetas de Flandria, Colón de Santa Fe, Independiente Rivadavia de Mendoza, Deportivo Maipú, Andes Talleres Sport Club y Newell’s Old Boys de Cañada de Gómez.

El Trinche resultó ser un clásico número “5” que se hizo famoso en Rosario por patear los penales sin carrera y por sobre todo, ser especialista en caños. Su jugada más recordada fue el “doble caño”, acción en la que hacía pasar la pelota entre las piernas de sus contrarios en jugadas consecutivas. El Gráfico lo describió como “un volante central elegante, virtuoso y algo displicente. De ritmo lento, pero de razonamiento inversamente proporcional a su andar. Carlovich es algo así como el máximo exponente del arco lírico del fútbol argentino”. Su particular estilo, inspiró a Roberto Fontanarrosa quien supo plasmar sus andanzas en sus cuentos futboleros.

Siempre recibió elogios por parte de todas las principales figuras futbolísticas de nuestro fútbol. Pero sin lugar a dudas hubo uno que destacó sobre el resto. El del propio Maradona, a quien conoció en febrero de este año. cuando Gimnasia visitó la ciudad para enfrentarse a Rosario Central por la Superliga. El inolvidable encuentro, que se dio en la concentración del Lobo, fue descripto de este modo por el propio Carlovich: “Lo primero que se hizo fue acordarse de mi vieja. ‘Trinche, la concha de tu madre…’ entonces se vino y me abrazó…. Me empezó a hablar al oído y no paraba. Hasta me firmó una camiseta y me puso ‘Trinche, vos fuiste mejor que yo’”.  Previamente, el capitán del equipo campeón del mundo en México ´86 ya lo había vanagloriado en 1993, cuando arribó para jugar en Newell’s, previo a lo que fue su último Mundial en Estados Unidos: “Yo creía que era el mejor, pero desde que llegué a Rosario escuché maravillas de un tal Carlovich, así que ya no sé…”.

Cuenta la leyenda que su anécdota estelar ocurrió cuando la Selección Argentina fue testigo de sus virtudes futbolísticas al disputar un partido amistoso y cayó 3 a 1 contra un combinado de futbolistas rosarinos, como preparativo al Mundial de Alemania 1974. El Trinche era el único de la formación titular que no jugaba ni para Newell´s ni Rosario Central, quienes aportaron 5 por lado a no aquel selectivo. Los rumores afirman que el técnico Albiceleste, Vladislao Cap, le solicitó al DT del equipo de la ciudad santafesina que retire a Carlovich de la cancha, ya que jugó tan bien aquel día a tal punto que estaba humillando al equipo nacional. Esa actuación le valió una convocatoria de César Luis Menotti a un preseleccionado en 1976. Sin embargo según, recuerda el Flaco, el díscolo crack no se presentó porque se fue a pescar: “No sé si había salido a pescar o a una isla. No recuerdo. La respuesta que me dio fue que no pudo regresar porque el río estaba alto”,

Se divulga incluso que el Trinche tuvo la oportunidad de trascender a nivel internacional ya que aseguran que le ofrecieron marcharse al famoso New York Cosmos, que tuvo como estrella máxima a Pelé y en el que también jugaron otras glorias del fútbol mundial como Carlos Alberto y Franz Beckenbauer. Carlovich afirmó la historia, ya que aseguró que fue el propio O Rei quien le bajó el pulgar y le impidió conocer la Gran Manzana para jugar a la pelota, su frase de cabecera a la que recurría para describir que él siempre dijo que hacía. “Hay comentarios malos, a mí me bajó el dedo Pele, esos son los comentarios que siempre me han llegado. No me gusta hablar, pero me parece que pasó eso”.

Profeta en su amado Rosario, su ciudad de toda la vida, el Trinche nunca deseó más de lo que ganó en el fútbol. Nunca soñó con transformarse en una figurita reconocida. Prefirió siempre aprovechar la virtud de su talento por el mero espíritu amateur que aspirar a la fama y al dinero. Era un atorrante atrevido de potrero que jamás le gustó presentarse a un entrenamiento ni a la exposición pública.  Su único deseo fue jugar a la pelota cerca de su casa en el Barrio Belgrano, el lugar donde lo criaron sus padres fue el mandato de su vida. Sólo quería disfrutar de tener con la pelota en los pies y gambetear sin importarle a quién tenía enfrente. El bar El Cairo, el lugar donde era más famoso que el propio Lionel Messi, extrañará -al igual que su querido Central Córdoba- sus historias de esplendor como futbolista que eternizaron su mito como gloria legendaria del fútbol argentino. ¡Que En Paz Descanses Trinche!

 

Comentarios

Mostrar Todo

Federal A

IG LIVE – Mauro Laspada (Ex jugador de Olimpo B.B.)

Publicado

el

A través de nuestro Instagram, charlamos junto a Mauro Laspada, ex jugador de Olimpo (Bahía Blanca). Habló de todo: el descenso de Roca, el ascenso como jugador en Olimpo y la situación que vive hoy el aurinegro. No descartó ser dirigente en un futuro y opinó sobre los últimos dos años: “fueron a comprar pan a la carnicería”. Imperdible mano a mano.

 

 

📲 A través de nuestro Instagram, charlamos junto a Mauro Laspada, ex jugador de Olimpo (Bahía Blanca).

📌 Se inició y se retiró en Sporting (Punta Alta)

📌 🏆Ascendió con Olimpo en la temporada 2001-2002 logrando el ascenso a Primera División.

📌 Dirigió como DT a Juventud Antoniana de Salta, Deportivo Roca.

📌Es recordado por su marca agresiva 👊 .

Comentarios

Mostrar Todo

HISTORIAS DE VIDA

IG LIVE – Junto a Matías Pellegrini (Ex jugador Estudiantes LP – Actual en Inter Miami CF)

Publicado

el

A través de nuestro Instagram, hablamos con Matias Pellegrini, actual jugador de Inter Miami CF (USA) nacido en Magdalena.

 

 

📌 Como esta viviendo la cuarentena lejos de Argentina y lo que hace en este tiempo de encierro

📌 Se inició en CRIM (Centro Recreativo Integral de Magdalena) 🔶⚫

📌 En sus comienzos era goleador y asistidor

📌 Debutó profesionalmente con Estudiantes de La Plata 🇦🇹

📌 Antes de irse de Argentina ayudaba a su abuela en la panadería 🥖

📌 Su adaptación al ingles y la promesa a su madre sobre el idioma 🤣

📌 Como vive los partidos del pincha a la distancia 🤬

📌 La vez que conoció a Kobe Bryant 🏀

📌 Nos contó un poco la intimidad del vestuario del Inter Miami

📌 Su relación con David Beckham, dueño del club estadounidense

Comentarios

Mostrar Todo

HISTORIAS DE VIDA

Cuarentena día 27: Fabricio Bustos, el tractor de Ucacha

Publicado

el

En Interior Futbolero continuamos con los grandes especiales durante la cuarentena y en esta ocasión, en el día 27, te acercamos un mano a mano muy emotivo junto a Fabricio Bustos.

En Ucacha, su pueblo natal, el lateral derecho repasó sus inicios y momentos en Independiente de Avellaneda y la Selección.

Disfrútalo, y no te olvides ¡Quedate en casa!

Comentarios

Mostrar Todo
P