Talleres hizo pesar su oficio en La Mendieta

Tiro y Deportes Rio Grande  0 – 1 Talleres de Perico

Luis Rodríguez, que había ingresado en el complemento, marcó el único gol de la tarde. Al “expreso” no le sobró nada.

En un vibrante encuentro que se disputó ayer en el estadio mendieteño, Talleres de Perico logró un ajustado triunfo ante Río Grande por 1 a 0 con gol anotado por Luis Rodríguez a los 37′ de la etapa completaría.
Talleres ganó por oficio, por hacer los cambios en el momento justo que le dieron resultado, porque ganó esa ambición que necesitaba de querer buscar el partido en los últimos minutos y se llevó los tres puntos.
En tanto que Río Grande, mostró lo mejor en lo que va del torneo, y logró quitarle la chapa a un rival, demostrando que tenía igual o más actitud en el campo de juego.
En los primeros 45′ se vio a un Río Grande que respetó mucho a un Talleres que dependía de la habilidad de un experimentado volante central como Carlos Medina y un poco de Diego Pascuttini y nada más. Fue muy pobre en la creación, no apareció Luciano Copetti, el enlace que siempre elabora y crea ese triángulo futbolístico.
Por el lado de Río Grande, se esperaba que Gastón Azzulino se anime, que empezara a desbordar, teniendo en cuenta que es un delantero rápido, para que la pelota le pudiera llegar más a Cristian Albarracín.
Hacía falta que Matías Roldán tuviera más enlace para que desde el medio campo pudiera alimentar a los delanteros.
Lo mejor de Río Grande fue la defensa, que trabajó muy segura, en el medio campo trabajó para contener a Talleres, que sólo mostró un mínimo de superioridad en los primeros 10′ ya que a partir de allí se equiparó todo.
Talleres intentó todo pero hasta tres cuarto de cancha y Río Grande estuvo bien parado atrás, esperando una sorpresa por intermedio de Azzulino o del potente Albarracín una pase mágico de Matías Roldán.
Al finalizar los primeros 45′ Río Grande se convenció de que no estaba ante el Talleres de los últimos tiempos y que podía sacar la diferencia y sólo tenía que cuidarse de las pelotas paradas del rival y de la experiencia Daniel Juárez que aguantaba la pelota pero que estuvo muy controlado por Genovese y Carlos Ympa. En líneas generales fue un medio tiempo parejo, donde el resultado era lo justo.
En el segundo tiempo, Río Grande contuvo muy bien a Talleres de Perico, porque no podía lastimar por ninguna de las dos bandas, ni por Ovejero ni por Pascutini por derecha.
La presión de la parcialidad visitante se hacía sentir y fue cuando el técnico, apostó a un cambio fundamental con el ingreso de Jaime Saavedra.
A partir de allí pudo encontrar un poco más de juego con el ingreso de los delanteros y llegó el gol, luego de una pelota abierta por derecha, el centro y la aparición de un delantero bien fresco con mucho aire para definir.
Las pelotas paradas fueron fundamentales para Talleres porque Cardozo fue bien arriba. Ayer se pudo ver a un Talleres que ganó con lo justo, no le sobró nada.
Fuente: El Tribuno Jujuy
P